sábado, 27 de febrero de 2010

Hsin Sin Ming: Meditaciones ( Blog Emilio Carrillo)


(sábado 27 de febrero de 2010 Blog de Emilio Carrillo) Porque viene muy bien para la parábola de la Casa Incendiada.


Hsin Sin Ming: Meditaciones 

Las Meditaciones emanadas de la lectura del poema Hsin Sin Ming, obra de Seng Tsan, uno de los primeros maestros chinos de Zen, se publican en el Blog de lunes a viernes (Primera entrada e introducción: martes 23 de febrero de 2010). Se recogen a continuación las Meditaciones publicadas durante la semana que termina:
----------------------------------------------------------------------------------
No es difícil encontrar:
no es complicado descubrir tu Ser Profundo, tu Verdadero Yo.
Simplemente, ¡deja de buscar!.

Cesa de aceptar y rechazar posibles caminos para llegar a él;
evita elegir, elude toda preferencia;
libérate del odio y del amor.
Tu Ser Profundo se hará entonces en ti
con toda claridad, en toda su plenitud.

La más leve señal de preferencia, elección o juicio,
aunque sólo te alejes de tu Ser Profundo el grosor de un cabello,
provocará una sima tan honda
como si se separaran Tierra y cielo.

Si deseas que tu Yo Verdadero se manifieste,
no abrigues ningún pensamiento
ni a favor ni en contra de nada.

El conflicto entre el pro y el contra,
lo que amas y lo que no amas,
lo que te gusta y lo que te disgusta,
las opiniones y los argumentos,
las disputas y los deseos de la mente:
estas son las enfermedades del alma,
las que la alejan de la libertad del Ser Profundo
y la someten a la tiranía del ego.

Sumérgete en tu interior, en el Ser que Eres,
allí donde la quietud es absoluta.
Nada hondo hay en las aguas superficiales;
chapoteando en ellas todo se turba, nada se gana:
te fatigaras en vano procurando apaciguar tu alma.

Tu Ser es Perfecto,
engloba todas las dimensiones,
los Universos, los Omniversos,
los Tiempos Paralelos, los Espacios.

Nada tiene en carencia,
nada en exceso;
nada le queda fuera,
todo, hasta el Vacío, le queda dentro.

Tu Ser es el Todo
y sólo una ilusión te separa de Él:
la ficción de que lo conforman partes
entre las que tu mente y tu alma pueden elegir.
Entonces pierdes de vista tu Esencia
y olvidas que Eres lo que Eres:
el Todo, el Ser.

Tu Ser es Perfecto
y es Todo,
incluso el Vacío,
incluso el No Ser

1 comentario:

  1. Me llegan estas palabras, es el punto en el que me siento, y son palabras acordes con lo que comentaba en respuesta al post sobre la parábola de la casa incendiada.

    Se resume en: dejar de resistirse, no querer hacerlo a mi modo, si no de ningún modo, soltarse. Todas las cosas deberíamos hacerlas con gusto, alegría. Cuando no existe ninguna de esas dos cosas algo falla, algo se está haciendo forzado, algo que no queremos, nos estamos obligando. Las cosas espontáneas surgen sin más y se disfrutan, no se hace nada que se quiera con disgusto, cuando lo hay es que se está haciendo lo que no se quiere o no se desea.

    Está claro que hay responsabilidades, pero las responsabilidades surgidas desde un enfoque de "lo que elegimos en la vida", son más llevaderas que las que surgen de lo que no queremos en la vida, y no somos capaces de apartar, decir no, por miedo, cobardía, inseguridad. Esas cosas son las que pesan realmente porque nos vemos obligados a hacerlas sin haberlas elegido por no tomar el rumbo que realmente queríamos cuando debíamos.

    Si estudio una carrera que me gusta siempre habrá asignaturas que no me llamen o no me agraden del todo, pero las estudio porque forman parte de lo que he elegido y es llevadero, si estudio una carrera que no quiero por influencias, por que me dará más dinero, etc.. eso si cuesta más y se paga caro, con infelicidad y responsabilidades que no queremos. Esas pesan mucho como decía.

    Abrazos.

    ResponderEliminar